Por un buen periodismo en tiempos de conflicto y posconflicto.
Consulta las mejores historias periodísticas pasadas y presentes.
Sus autores cuentan cómo lograron desarrollarlas, sus experiencias y lecciones aprendidas.
29-01-2015

¿Un consejo? Investigar, investigar e investigar

¿Un consejo? Investigar, investigar e investigar

En conversación con la realizadora Jenny A. Echavarría, nos aproximamos al detrás de cámara de esta investigación que desentraña un capítulo de la memoria de un municipio del oriente antioqueño. San Carlos, durante más de dos décadas, fue objeto de múltiples confrontaciones entre grupos armados. En medio de estas disputas sus habitantes se idearon diferentes estrategias para resistir. A través de esta entrevista conocemos los aprendizajes de este equipo de periodistas que cerca de año y medio trabajaron para lograr un documental que le apostara a una forma diferente de contar el conflicto, que apostara por un cambio de perspectiva. 

|    Medellín    |     Fotografía: Archivo particular / Jenny A. Echavarría   |

El trabajo de investigación, finalizado hacia mitad del 2013, fue llevado a cabo por Juan Fernando Foronda y Jenny Alejandra Echavarría Robledo, ambos periodistas de la Universidad de Antioquia. Actualmente Juan Fernando es realizador del canal público Telemedellín y Jenny Echavarría labora en comunicaciones del Teatro Panteón Uribe, además de ser parte del Grupo de Investigación de Guerra y Memoria Histórica de la Universidad de Antioquia.

 

¿Cómo hallaron la temática de investigación y cómo se aborda desde un inicio?

Jenny A. Echavarría: Mi familia es de San Carlos. En algún momento me contaron algunas situaciones que se vivían en el municipio. Ellos se vinieron antes de que comenzara el conflicto, se vinieron más o menos en 1979, entonces no vivieron las situaciones complicadas. Sin embargo, vecinos nos contaban acerca de los momentos en que les tocó venirse, y toda la situación que se generó en el territorio.

Mi familia nunca le dio por regresar. No regresaban por el temor a que algo pasara, entonces como periodista me picó el bichito de averiguar qué era lo que pasaba en San Carlos. Empezamos a investigar. En ese tiempo se presentaron los retornos masivos. Juan y yo, para una materia que se llama periodismo judicial decidimos averiguar lo que eran los retornos en San Carlos; cómo se estaban dando, quiénes estaban retornando, bajo qué tipo condiciones y apoyos.

Viajamos a San Carlos, y en conversaciones con las personas, nos dimos cuenta que había diferentes tipos de poblaciones: las personas que retornaron y las personas que resistieron. Nos dijeron: 'aquí se quedaron muy poquitas personas y ellos se han denominado resistentes'. 

Cuando llegamos a Medellín, averiguamos en el Centro Nacional de Memoria Histórica y otras fuentes, y nos dimos cuenta que el 20% de la población resistió y el 80% se vio obligada a desplazarse. Desde ahí comenzamos a delimitar el tema de estudio y nos quedamos con la iniciativa de profundizar en el concepto de la resistencia.

 

¿Cuanto tiempo tomó la investigación?

J. A. E.  Se trató de un proceso que demoró aproximadamente año y medio. Tiempo en el que consultamos bibliografía, consultamos los testimonios de las personas que se habían desplazado y nos encontramos en Medellín. Igualmente tiempo en el cual hicimos diferentes viajes a San Carlos para hablar con las personas naturales y poder así identificar la población resistente; tiempo invertido en las diversas entrevistas con las personas que nos remitían.

 

¿Cómo se fueron perfilando las voces protagonistas del documental?

Jenny A. Echavarría Siempre teníamos un contacto permanente con las personas de la comunidad. Entonces las personas que nos referenciaban para ubicar quiénes eran los resistentes, eran las mismas personas de San Carlos, sus conocidos, personas que ellos mismos determinaban. Sus mismos líderes eran los que afirmaban: 'mire, ella se quedó, resistió acá, ella siendo profesora se quedó con sus estudiantes, así le quedaran dos o tres, tienes que hablar con ella'.

Se trataba de las mismas referencias que nos daban las personas de San Carlos. Ellos mismos saben y reconocen quiénes son los resistentes y quiénes son las personas que se quedaron en el municipio y al mismo tiempo, al quedarse, hicieron algún tipo de proceso o conjunto de actividades durante dicho período.

La resistencia también implica diferentes formas de hacer resistencia. Por ejemplo, con la profesora nos encontramos que el hecho de quedarse en el colegio se configuraba como forma de hacer resistencia.

¿Cómo se define el tratamiento que se le va a dar al concepto de resistencia y cómo se llega a conjugar (en la narrativa) con las puestas en escena de la obra de teatro?

J. A. E.  Esta fue una idea de Juan Fernando Foronda. Durante la época de investigación en el Centro de Cultura, me di cuenta que había una obra de teatro que plasmaba el conflicto en San Carlos de forma distinta. Nos prestaron una copia y le dimos un gran valor, porque la preocupación, tanto de Juan como mía, era cómo mostrar el conflicto de San Carlos sin que tuviéramos que remitirnos a imágenes de archivo, imágenes de medios de comunicación, sin que tuviéramos que mostrar escenas donde se evidenciara algún tipo de horror directo. Nos preocupaba mucho la pregunta del cómo vamos a manejar el lenguaje audiovisual.

Cuando vimos esa obra, nos pareció adecuada por dos motivos. El primero de ellos, puesto que ejemplificaba el conflicto en San Carlos de forma muy distinta sin tener que recurrir a imágenes que remarcaban el dolor; y el segundo motivo fue que nos llamó mucho la atención que la obra estuviera hecha y fuera actuada por resistentes. Personas que se quedaron en el municipio y que hicieron algo durante ese período en el mismo territorio.

 

Puntos a destacar del trabajo de investigación y el producto final.

J. A. E. En este documental nos centramos en la historia de cómo sobrevivieron a la guerra. No quisimos quedarnos en los hechos puntuales de horror, hechos donde en San Carlos se vivieron diferentes masacres, diferentes bombardeos, diferentes tomas. Nos quisimos centrar en la línea de cómo ellos sobrevivieron, qué estrategias utilizaron, qué lenguajes utilizaron, bajo qué dinámicas sobrevivieron, porque como lo decía uno de los personajes: "esto hace que yo me reconozca como una persona que hizo algo por el municipio y al mismo tiempo hace que otras personas que están pasando por la misma situación tengan una base y tengan un apoyo". Hay otras comunidades que padecieron lo mismo y que buscan diferentes estrategias para lograr sobrevivir a la guerra. 

 

¿Qué aspecto del trabajo observa que complementaría o abordaría de otro modo?

J. A. E.  Por ejemplo en cuanto a la parte de la narrativa audiovisual, nos hubiera gustado mostrar más a los protagonistas en su ambiente, en lo que hacían, en los recorridos, en sus diferentes actividades cotidianas. 

Igualmente, hubiéramos querido mostrar un poco más el contexto. Es importante en los trabajos de memoria no tanto enfocarse en los testimonios, sino también buscar formas de darle a conocer a las personas el contexto en el que se dieron esas vivencias. Como qué estaba pasando en profundidad en San Carlos, qué dinámicas se estaban viviendo en el territorio en ese momento porque es bueno ubicar a las personas en un completo contexto para que haya mayor comprensión de lo sucedido.

 

Problemas afrontados y superados

J. A. E.  En cuanto a seguridad no tuvimos ningún tipo de problema. Mantuvimos especial cuidado con las personas con las que hablamos, puesto que en San Carlos viven personas responsables de algunos hechos. 

Obviamente contactar a las fuentes en cierto lugar, en cierto sentido, a veces se vuelve un poco difícil, por la lejanía, por diferentes causas, eso hacía que el trabajo se nos alargara un poco más. 

Igualmente, siempre estábamos pensando cómo narrar, cómo vamos a narrar, teniendo presente el no revictimizar. Cómo llegar a una narrativa que no enmarque la humillación, la tristeza, el dolor, la pérdida, sino que sea una narrativa que tenga la capacidad de mostrar a las personas qué fue lo que pasó y por qué pasó, y cómo las personas lo afrontaron, y cómo esto impacta en su presente, y cómo se ven ellos en una perspectiva de futuro. Siempre fue una duda constante que pensamos mucho durante todo el trabajo.

 

Estructuración de la idea, escritura del guión documental

J. A. E.  Este proceso de la escritura del guión nos tomó tres meses. Se trató de un trabajo muy activo. Lo elaboramos unas tres veces, porque en un comienzo estábamos trabajando con archivos de prensa y no encontrábamos como la forma de transitar entre los archivos de prensa, entre los testimonios y la obra de teatro, y darle como un equilibrio a todo.

Nunca quisimos destacar un testimonio por encima de otro. Siempre quisimos que tuvieran igual relevancia, y que estos fluyeran solos, que la narrativa fluyera, y que la gente cuando lo viera se llevara una buena idea. Asimismo con los archivos de prensa. Saber seleccionar cuáles archivos eran y que se acomodaran al contexto que se estaba mencionando para que no hubiera un mal uso de la información era primordial.

 

Socialización en desarrollo...

J. A. E. En San Carlos hay copias en las diferentes bibliotecas. No ha habido una presentación pública como tal porque los protagonistas quieren que las presentaciones sean en los colegios. Ese trabajo de presentación pública en colegios va a iniciar este año. En Medellín se han dado tres presentaciones interesantes, además de ser divulgado en Telemedellín.

La primera en el Museo Casa de la Memoria. En ese momento había tanto organizaciones de víctimas como población civil. Al final de la muestra hubo un conversatorio y representantes de las organizaciones presentes agradecieron que voces como las protagonistas del documental se atrevieran a hablar y demostraran que no estaban solas, que había muchas personas que estaban padeciendo lo mismo y ver estos ejemplos los ayudaban a fortalecer las capacidades para sobrevivir. Significó entonces un trabajo que les permitió socializar experiencias. 

A personas que desconocían esas vivencias que se dieron en San Carlos, les impactó mucho conocer su verdad. Se generaron interrogantes como: ¿por qué desconocer algo que pasó a solo tres horas de aquí, y que pasó hace tan solo cinco años? El hecho que nacieran este tipo de interrogantes lo consideramos un éxito para la investigación. 

También el trabajo se presentó en Casa Teatro El Poblado. Una presentación a la cual solo asistieron jóvenes. En una semana de la juventud 

donde igualmente el desconocimiento de los sucesos sembró reflexiones entre los asistentes. Una disposición que demuestra que las personas están en una apertura y una disposición para entender y comprender lo que está pasando en una línea que genere transformaciones sociales. 

Finalmente se presentó en la Universidad de Antioquia con algunos docentes, donde se habló de resistencia, sobrevivencia, de cómo las poblaciones sumergidas en la guerra se han ideado estrategias no enmarcadas en la humillación, en el dolor, sino que muestran otra cara, una disposición de alimentar la resistencia para enfrentar la realidad de sus territorios.

 

Memoria: referencias a tener en cuenta 

J. A. E.   En tono personal me gusta mucho el trabajo que hace verdadabierta.com; en cuanto a lo investigativo estos trabajos fueron gran referencia. El hecho de revisar expedientes judiciales, informes, textos, el contrastar fuentes. Encontramos informes que aseguraban que en San Carlos había una población resistente y otras voces que decían que en realidad ellos fueron dominados. El hallar estos contrastes nos exigía perfilar los conceptos de la investigación.  

Igualmente fuímos a investigaciones mucho más profundas en el contexto histórico. Hay un trabajo muy interesante de memoria que lo hace La Silla Vacía, llamado El Proyecto de Rosa. Un proyecto que en el nivel audiovisual nos impactó.  

Entre otros trabajos que tuvimos en cuenta se encuentran los de medios comunitarios, como los de Montes de María, y algunos trabajos audiovisuales que ha hecho el Centro de Memoria Histórica.

 

Consejos para hacer un proyecto de memoria

J. A. E. Ir con una gran disposición de escucha y sin ningún tipo de prejuicios. Tener el observador completamente activo.

Confiar y desconfiar al mismo tiempo. Confiar en las personas que te están abriendo las puertas y que te están dando su opinión e historia, implica una gran disposición de apertura, de disposición a escuchar. Pero igualmente el desconfiar porque como periodistas es obligatorio, y cada vez que terminemos una entrevista, hay que verificar toda información. 

Hay que tener un gran equipo de trabajo. En donde se puedan compartir interrogantes, ayudas, apoyo, donde abunden diversas capacidades, conocimientos, donde haya un gran nivel de comprensión, un gran nivel de confianza. 

Un cuarto consejo sería investigar, investigar e investigar. Cuando se trata de procesos de memoria hay que ir a la profundidad. Son temas que requieren ir más allá. Son temas que abordan diversas dinámicas, diversos actores, diversas temporalidades que mutan constantemente. Si tu estás dando a conocer una historia, debes dominar esa historia y saber todo sobre esa historia para no correr el riesgo de que algo se escape o algo salga mal. 

Ser cuidadosos en qué se pregunta, cómo se pregunta, qué se dice, que no se dice. En este tipo de trabajos hay que tener especial cuidado de no revictimizar a las personas.

 


El documental 

Documental Aquí me Quedé from Telemedellí­n on Vimeo.