Por un buen periodismo en tiempos de conflicto y posconflicto.
Consulta las mejores historias periodísticas pasadas y presentes.
Sus autores cuentan cómo lograron desarrollarlas, sus experiencias y lecciones aprendidas.
15-10-2015

El dilema de darle voz a un menor de edad víctima del conflicto armado

El dilema de darle voz a un menor de edad  víctima del conflicto armado

En Caldas la violencia de los grupos armados ilegales se vivió, especialmente, en el oriente del departamento, a donde ya llegó la hora de la catarsis. Francisco Arias, Editor de Opinión del periódico La Patria, recorrió la zona y habló con varias víctimas, entre ellas un muchacho de 17 años que estudia sociología para entender las razones de esa violencia que le marcó la vida y para no repetirla. El periodista cuenta pormenores del trabajo de reportería de La difícil tarea del perdón a los victimarios y habla de cómo sorteó el principal dilema ético al que se enfrentó: publicar el testimonio de un menor de edad.

El dilema

La historia de Juver Andrés Grisales Ramírez conmueve. Le mataron a un abuelo y a su padre y desplazaron a sus abuelos maternos. Tiene 17 años y la entereza suficiente para perdonar porque sabe que seguir en la espiral de violencia no lo llevará a ningún buen destino. El periodista se encontró con el testimonio de Juver mientras hacía reportería. Indudablemente era una excelente historia que merecía un segundo texto, independiente del primer trabajo proyectado, pero ¿qué tan ético era publicar la voz de un menor de edad? Fue lo primero que se preguntó el periodista.

Antes de profundizar en la historia del muchacho y de pensar en la posibilidad de una crónica sobre sus vivencias, Francisco le explicó a la mamá de Juver su propósito. La señora no solo lo autorizó, sino que aportó información que enriqueció el texto, que se tituló “El odio no habita en mí”: joven víctima del conflicto, que complementó el primer informe.

El aporte de la historia periodística

La historia logra que hablen víctimas que durante el conflicto tuvieron que callar por miedo. Las voces se pueden escuchar porque las armas de los grupos ilegales ya no atemorizan en esa región. Expresan libremente sus opiniones y sentimientos sobre las negociaciones de paz.

La historia presenta un contexto amplio en el que se logra abarcar un largo periodo de tiempo, con lo que se ayuda a entender la magnitud de los sufrimientos por los que han pasado los pobladores del oriente de Caldas.

“Creo que de la historia de Juver Grisales impactó que pese a su dura historia hoy esté comprometido en serio en convertirse en constructor de paz”, señala el autor.

A los testimonios recogidos durante un recorrido por los municipios golpeados por el conflicto armado se les da contexto con datos fríos, lo que deja ver una radiografía completa de lo ocurrido en el oriente de Caldas.

Las voces que no se escucharon

“Quise obtener entrevistas con alias Karina, como jefe del frente 47 de las Farc en la época, así como con el comandante paramilitar Ramón Isaza, para preguntarles a los victimarios acerca de su disponibilidad de pedirles el perdón a quienes ellos tanto afectaron. Finalmente, no fue posible obtener esos testimonios, que me parecen claves para que en el posconflicto sean desactivadas todas las posibilidades de que la guerra pueda regresar”, comenta el periodista.

El proceso y los aprendizajes

Además de ser editor de opinión de La Patria, Francisco es asesor de la sección Público donde se manejan los temas de política y comunidad; y director de La Patria Radio. Así que investigar y redactar estos textos implicó inversión de tiempo extra.

Es común que los periodistas queden con la sensación de que hubiera sido bueno hacer más reportería, escuchar más voces, ir a más lugares y Francisco no fue ajeno a eso. Hubiera querido estar más tiempo en cada municipio y haberse desplazado a todos los lugares que fueron clave durante el conflicto armado en la región, bien sea por haber sido escenario de grandes desplazamientos o masacres, o por haber sido los sitios de comando de los grupos de las Farc y la AUC en la zona, pero el deber lo llamaba en la redacción. Fueron dos meses de investigación y tres semanas escribiendo.

“Los aprendizajes fueron muchísimos. El contacto con tantos testimonios de víctimas del conflicto armado me permitió entender de mejor manera los detalles de esa situación que afectó en forma profunda a todo el oriente de Caldas. Me hizo ver las dificultades que les espera al llamado posconflicto o posacuerdo, en el que la reconciliación de los colombianos tendrá que superar enormes obstáculos”.

Consejos para periodistas jóvenes

Francisco, con 24 años de experiencia en el oficio, aconseja la inmersión en los temas. Para él, combinar fuentes directas y documentales es fundamental para realizar un reportaje que cumpla con los mínimos de rigor periodístico. “Así también es posible hallar historias que al contarlas logren que las personas reflexionen y piensen en su propio futuro”, precisa.