Por un buen periodismo en tiempos de conflicto y posconflicto.
Consulta las mejores historias periodísticas pasadas y presentes.
Sus autores cuentan cómo lograron desarrollarlas, sus experiencias y lecciones aprendidas.
18-04-2016

"Han querido que me quede callado": Cristian Herrera, periodista de Cúcuta

Cristian Herrera Nariño es un periodista cucuteño que cubre temas judiciales y de orden público hace más de 10 años. Ha trabajado en el diario La Opinión y Q´hubo de su ciudad. Este reportaje cuenta las amenazas y estigmatizaciones que ha sufrido Herrera por parte de políticos y de grupos armados ilegales de Norte de Santander, debido a su labor y denuncias periodísticas.

Este trabajo, parte del proyecto de la organización gremial Fecolper sobre la reparación colectiva a periodistas víctimas del conflicto, muestra la forma en que Herrera ha enfrentado las amenazas a su trabajo y a su propia vida. En 2004 tuvo que salir ocho meses del país con rumbo a Santiago de Chile. 

Hasta ese momento “Herrera ya había vivido un viacrucis, tenía una denuncia por pánico económico y fue señalado por una falsa testigo como cómplice de los paramilitares”. Incluso sufrió señalamientos del político Ramiro Suárez, ex alcalde de Cúcuta, así como de autoridades judiciales de la región que le impidieron realizar su trabajo.

En esa ocasión recibió el apoyo de distintas organizaciones como el Centro de Solidaridad de la Federación Internacional de Periodistas (Ceso Fip), la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), el Instituto de Prensa y Sociedad (Ipys), la Unidad de Respuesta Rápida Colombia Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y la Organización para los Estados Americanos (OEA). 

A su regreso a Colombia el periodista cucuteño se alejó de los medios de comunicación, trabajó como gerente en un hotel y realizó un diplomado en la Universidad Javeriana de Bogotá. “A mí me hacía falta el periodismo, así que yo le dije a mi esposa vámonos para Cúcuta allá yo busco algo en La Opinión, llegué en agosto y en noviembre volví a oler el impreso”, recuerda. 

El trabajo periodístico de Herrera se ha caracterizado por hacer denuncias sobre la corrupción y el conflicto armado en Cúcuta, capital de Norte de Santander y frontera con Venezuela. Sus escritos también han tocado otros temas sensibles como la delincuencia en la ciudad y el accionar de grupos ilegales en toda la región como “Los Rastrojos”.   

Luego de varios años, en 2014, recibió nuevas intimidaciones. Al periódico Q’hubo llegó un panfleto “donde le advertían si en 24 horas no abandonaba la cuidad, sería declarado objetivo militar”. Según el periodista esta amenaza fue por la “información publicada que revelaba que en una operación policial habían sido capturados 15 miembros de ‘Los Rastrojos’ entre el corregimiento de Aguaclara y el municipio de Puerto Santander.”

Herrera, quien tiene 38 años, no ha solicitado reparación al Estado como víctima del conflicto armado. “Creo que esa reparación es más para la gente que ha vivido en carne propia, carne de cañón y ha estado en poblaciones del conflicto. Me duele mucho ver a la gente que no tiene nada que ver con la violencia convertirse en víctimas y sufrir por ello, y también me puede cuando uno tiene que tomar decisiones como dejar de tocar un que otro tema”, señala.

Lea la historia completa en este enlace