Por un buen periodismo en tiempos de conflicto y posconflicto.
Consulta las mejores historias periodísticas pasadas y presentes.
Sus autores cuentan cómo lograron desarrollarlas, sus experiencias y lecciones aprendidas.
21-04-2016

Leiderman Ortiz, un reportero en la mira

Leiderman Ortiz, un reportero en la mira

Esta historia, emitida en el programa “Los informantes” de Caracol Televisión, le sigue los pasos al periodista Leiderman Ortiz, director del periódico La Verdad del Pueblo, en Caucasia (Antioquia), quien por su trabajo y denuncias sobre la acción de grupos paramilitares en la región, bandas criminales y narcotraficantes ha sido amenazado varias veces e incluso sufrido atentados en su contra.

Ortiz inició con la publicación de La Verdad del Pueblo en 1999; hasta la fecha lleva 33 ediciones. Él se encarga de escribir las noticias, conseguir la pauta, imprimir y distribuir el periódico en las calles de Caucasia y los municipios cercanos. En los últimos años ha realizado investigaciones sobre las vacunas que cobran a comerciantes las bandas criminales en la región, como el clan Úsuga, y guerrilleros de las FARC y el ELN. 

El Bajo Cauca, subregión donde se encuentra Caucasia, se ha caracterizado por una fuerte presencia de grupos ilegales y por tener una de las mayores tasas de homicidio en Antioquia. Según el informe de Derechos Humanos de la Gobernación de ese departamento la cifra en el Bajo Cauca es de 71,93 muertes violentas por cien mil habitantes, lo cual se suma a otras dinámicas como la extorsión y las amenazas. 

En agosto de 2010 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le otorgó medidas cautelares a Ortiz, debido a los atentados en su contra. Un año antes habían lanzado dos granadas a su casa, hechos que él atribuye a las bandas criminales de los Rastrojos y los Urabeños. 

Actualmente realiza su trabajo acompañado de cuatro escoltas y se transporta en una camioneta blindada que le fue otorgada por la Unidad Nacional de Protección. Cuando tiene que viajar a hacer su labor se reporta en el comando de Policía de los municipios a donde va. 

Ortiz, de 42 años, dice que seguirá realizando su trabajo periodístico y denuncias a pesar de las amenazas en su contra. Y afirma que el periodismo es para él más una vocación que una profesión.