Por un buen periodismo en tiempos de conflicto y posconflicto.
Consulta las mejores historias periodísticas pasadas y presentes.
Sus autores cuentan cómo lograron desarrollarlas, sus experiencias y lecciones aprendidas.
16-06-2015

Situación de la minería en Suárez y Buenos Aires

Situación de la minería en Suárez y Buenos Aires

En este reportaje, perteneciente al conjunto de especiales Minería legal, ilegal y tradicional, se cuenta la situación que se presenta en Suárez y Buenos Aires entre las comunidades afro y los diferentes intereses que hay sobre los territorios que agrupan las minas de oro del nororiente del departamento del Cauca. 

El periplo que hay entre estas localidades, tierra que aúna en su memoria masacres y violencia, es descrito por el autor, adentrándose en el entorno de las minas de Suárez, en el corregimiento de La Toma, contiguo a los municipios de Buenos Aires y Morales, donde son explotadas ancestralmente las minas de oro -siete mil hectáreas- por las comunidades afro.

Se detalla en qué consiste la minería de filón, la cual se hace "cavando en socavones que llevan más de cuatrocientos años abiertos"; al igual que el ejercicio que hacen las negras en las riveras del río Ovejas.  El choque de intereses es el centro de la historia. Intereses como los de las grandes multinacionales como la AngloGold Ashanti, que muta su presencia cuando se asocia con mineros tradicionales o dueños de títulos y aparece con otras denominaciones, como: Oro Cauca, Sico y Panamerican Ltda. Hasta la fecha del reportaje, Ingeominas ya le había concesionado a la AngloGold Ashanti 350 hectáreas en todo el municipio de Suarez y a la Anglo American Gold 5.950. La multinacional AngloGold Ashanti ha solicitado 42.113 hectáreas en el municipio de Buenos Aires, y 26.465 en Suárez.

Igualmente se relata cómo aparecen en este contexto las retroexcavadoras de los ilegales, en el tiempo del paramilitarismo, "cuando el bloque Calima se movía a sus anchas entre el Valle y el Cauca". En Buenos Aires, se subraya que la minería no llegó sola. Los homicidios entre 2004 y 2010 pasaron de dos a 25 cada año.

La comunidad alega el derecho a la consulta previa y a seguir explotando de manera artesanal el oro para su subsistencia. Pelean por la titulación colectiva que exigió la Corte en 2010 y que hasta la fecha del trabajo periodístico el Gobierno no ha cumplido. Organizaciones sociales acompañan la misión de verificación, piden hacer efectivo el retiro de la maquinaria y apoyan la minería artesanal de los afrodescendientes que ante la 'locomotora de la minería', podría estar perdiendo prácticas como el barequeo y el mazamorreo.